miércoles, 27 de enero de 2010

COSAS DE ROMANOS

Hola, amigos:

Hoy hablamos de los antiguos romanos, un pueblo que despierta en mí pasiones encontradas porque lo que me gusta de ellos lo adoro y lo que no me gusta lo detesto profundamente, pero nunca deja de admirarme lo imaginativos y prácticos que eran para todo. Post dedicado con todo mi cariño al recién nacido Marco, hijo de María José y Emiliano, porque a raiz de su nombre se me ocurrió compilar estas curiosidades romanas.

Vamos allá.

EN PELOTAS:

Nos situamos en la gran defensa que efectuaban los habitantes de Numancia ante las poderosas legiones romanas. Durante muchos años resistieron todos y cada uno de los asedios a que fueron sometidos, hasta el punto de que los senadores romanos convirtieron el asunto en cuestión de estado.

En el año 137 A.C., el cónsul Hostilio Mancino comenzó un nuevo asedio que tuvo que levantar aprisa y corriendo ante la llegada de tropas cántabras y celtíberas que iban a ayudar a la ciudad. La retirada se convirtió en un caos, la derrota de los romanos fue absoluta y el cónsul fue capturado.

Los numantinos, cansados de tanta guerra, le ofrecieron la libertad como muestra de buena voluntad y un tratado de paz, cosa que el cónsul aceptó. Pero cuando Hostilio se presentó ante el Senado con la propuesta para que la ratificase se encontró con un cabreo monumental de los senadores. Roma era demasiado orgullosa para aceptar una derrota a manos de unos bárbaros salvajes, así que no firmaron el acuerdo, destituyeron al pobre Hostilio y decidieron darle un buen escarmiento para que la historia no se volviese a repetir.

Lo condenaron a presentarse ante las murallas de Numancia en pelotas y permanecer así todo un día.

Tuvo que hacerlo.

A DOS VELAS:

El "carpentum", "carpenta" en plural, era un tipo de carruaje de madera utilizado por los romanos de clase alta. En teoría estas carretas solo podían ser utilizadas por los hombres, pero en la práctica también eran usadas por las mujeres. El senado intentó poner las cosas en su sitio y decretó la prohibición inmediata del uso de los carruajes por parte de la población femenina, lo que dió lugar a una curiosa huelga.

Todas las mujeres se pusieron de acuerdo para honrar a la diosa Carmenta, divinidad menor asociada a la fertilidad que hacía juego de palabras con carpenta, el nombre del carruaje, y dejaron de tener sexo con sus maridos de forma inmediata.

Al principio los esposos se conformaron con sus prostitutas y amantes, pero al cabo del tiempo la huelga continuó hasta el punto de que no había embarazos legítimos con los que asentar los linajes y el Senado no tuvo mas remedio que derogar el decreto y permitir que las mujeres volvieran a usar las carpenta.

ORINAL:

En el año 46 a.c, en plena ola de frío invernal, la IX Legión se encontraba acampada en la Playa de Ostia, muy cerca de Roma. En un descanso en medio de unas maniobras, un legionario de la III cohorte llamado Teolus Palangum sintió la urgente necesidad de hacer un pipí.

El amiguete, muy conocido por la enorme cantidad de bromas pesadas que gastaba, aferró el casco reglamentario de uno de sus compañeros que estaba distraído y vació su vejiga bien a gusto. El compañero se dió cuenta de la naturaleza de su contenido justo antes de ponérselo y enfiló el camino de la tienda del centurión.

Cuando el compañero volvió acompañado del jefe, Palangum se esperaba lo peor. Pero se encontró con una felicitación por haber inventado un método para orinar sin necesidad de salir de la tienda e ir a las letrinas.

En honor de Teolus Palangum, el recipiente que años después se extendería por cada una de las casas de todo el mundo recibió el nombre de Palanganum (palangana).

Besos a tod@s