lunes, 30 de noviembre de 2009

LA MALDICION DE LA WHITE STAR LINE




Hola, amigos:

Hoy hablamos de la maldición que hizo presa en White Star Line, la naviera propietaria del Titanic. El post no va de la historia de este barco, muy conocida, sino de aspectos que quizá no sepáis, como que no era único, sino parte de un lote de tres barcos idénticos; que fue el segundo en nacer, no el primero; o que su historia es la más dramática, pero no la más curiosa. En realidad, podréis comprobar que en esta entrada lo más llamativo es la capacidad que tuvo la pobre naviera para acumular desgracias en todos sus barcos.

Y hablo de desgracias porque aunque parezca increíble, los barcos de White Star Line no solo se ajustaban a la ley, sino que la superaban, como el caso tan controvertido de que el Titanic llevase pocos botes salvavidas.

En caso de accidente navegando por rutas transitadas, la legislación consideraba que los barcos modernos tardaban en hundirse el tiempo suficiente como para dar la señal de socorro a buques cercanos. La función de los botes  no era alojar a toda la gente, sino trasladarla del barco siniestrado al barco de rescate. El número obligatorio se establecía en un porcentaje de la capacidad del buque, dando por supuesto que había tiempo de hacer varios viajes. Según la normativa, que se cambiaría a raíz de la tragedia, el Titanic debía llevar dieciseis botes. Llevaba veinte.

Pero antes de seguir, permitidme un inciso, no sea que la caguemos como en el post de la familia Thyssen.

Estimado David R L Lichtfield:

Aunque poco probable, es posible que alguna de las fotos que se muestran en la entrada sea de su propiedad. Si no me notifica lo contrario, asumo que puedo publicarla. Si prefiere que sea eliminada, en vez de un comentario es mejor que mande un e-mail con los siguientes datos:

     ATT:  Elmás K. Brito                                                                     
     REF:  "La foto viene en Google pero es mía"                                  
     Dirección de correo electrónico: vayapordios@sigoenelarmario.arg


Bien, volvamos a lo nuestro.

A principios del siglo XX, había dos navieras compitiendo por las travesías del Atlántico Norte: White Star y Cunard. Analizando bien los números, nuestra compañía llegó a la conclusión de que su competidor ganaba más dinero porque sus barcos, el Lusitania y el Mauritania, tenían una primera clase más confortable y exclusiva, con lo que atraía a la mayor parte de la gente rica, así que decidió renovar su flota y construir  en el puerto de Belfast tres transatlánticos idénticos, los más grandes, modernos y lujosos del mundo. Como los astilleros solo tenían dos diques con capacidad suficiente, se decidió construir primero el Olympic y el Titanic. En cuanto uno de los dos empezase a operar se comenzaría con el tercero, el Gigantic.

Aquí teneis un cartel promocional de la naviera:




La construcción comenzó en Diciembre de 1908, siendo el Olympic el primero en estar listo para la botadura el 20 de Octubre de 1910, efectuando el 14 de Junio de 1911 su viaje inaugural. En Agosto, la finalización del Titanic estaba próxima y los trabajos para construir el Gigantic habían comenzado en el dique desocupado. Todo parecía ir sobre ruedas.

Los problemas para White Star comenzaron en Septiembre, cuando su buque insignia pasó demasiado cerca del barco de guerra HMS Hawke al salir del puerto. Las potentes hélices y el tamaño del Olympic atrajeron al otro barco y lo hizo chocar contra él. El transatlántico acabó con un enorme boquete en el costado, por lo que tuvo que regresar a los astilleros para su reparación.

Aquí podeis ver como quedaron el Olympic y el Hawke después de la colisión:









Este contratiempo supuso la paralización de los trabajos en el Titanic, al que hubo que sacar del dique seco para atender a su hermano. Cuando parecía estar reparado se rompió una pala de una hélice mientras hacían las pruebas de motores, debiendo volver de nuevo al dique seco. Todos estos inconvenientes ocasionaron un retraso enorme en la terminación del Titanic y la suspensión momentánea de la construcción del Gigantic por falta de espacio físico en los astilleros.

Aquí teneis dos fotos del puerto de Belfast a finales de Septiembre de 1911, las únicas en las que aparecen los dos barcos a la vez. El Olympic es el de la izquierda, reparando la hélice, y el Titanic el de la derecha, casi terminado, con una enorme grua a su lado.

En esta foto el Titanic parece más grande por la perspectiva:




En esta el punto de vista ha cambiado y ocurre lo contrario:


 
En Marzo de 1912, White Star se las prometía muy felices, porque el Titanic se preparaba para el viaje inaugural del mes siguiente y por fin habría dos buques cubriendo la línea Southampton-Nueva York, pero el 14 de Abril, el Olympic recibió el SOS de su hermano, que se hundía. Estaba a más de 500 millas y no pudo hacer nada, aunque después de la tragedia tuvo que ocuparse de la tarea de recoger los botes salvavidas que el Carpathia había rescatado del naufragio y dejado en Nueva York. Se les borró el nombre Titanic y fueron usados para aumentar la capacidad de salvamento del Olympic.

A estas alturas la White Star estaba al borde de la ruina. De los tres barcos insignia uno estaba hundido, al otro le quedaban todavía dos años para estar terminado y el único operativo apenas cubría los gastos de la travesía, porque ser gemelo del Titanic no ayudaba demasiado a dar seguridad a la gente. A base de créditos, aprovechando que uno de sus máximos accionistas era el famoso banquero J.P. Morgan, la compañía reformó el Olympic dotándolo de muchos más botes salvavidas y reforzando la seguridad. También agilizó la terminación del Gigantic, al que se decidió cambiar el nombre por Britannic, ya que el original recordaba mucho al barco hundido. Por fin, el 26 de Febrero de 1914 fue botado y la White Star anunció con enorme satisfacción y alivio que pronto comenzaría a operar. La gente empezaba a confiar en la compañía y todo parecía mejorar.

Pero el destino tenía otros planes.

Cuando estalló la I Guerra Mundial el 14 de Agosto de 1914, el gobierno de Gran Bretaña requisó para la Royal Navy el Olympic para usarlo como transporte de tropas y aprovechó que el Britannic no había salido aún del astillero para convertirlo en barco-hospital.

Aquí tenéis el Britannic pintado de blanco con el emblema de la Cruz Roja.



El 21 de Noviembre de 1916, la White Star recibió del Ministerio de la Guerra la noticia de que el Britannic había chocado contra una mina flotante, en Grecia. Como estaba cerca de la costa, al capitán  no se le ocurrió otra cosa que acelerar para intentar embarrancar en la playa, lo que hizo que el agua entrase a mayor velocidad por el agujero. Acabó hundiéndose en poco más de una hora, aunque las nuevas medidas de evacuación demostraron su eficacia, salvándose la inmensa mayoría de la gente que transportaba. Solo se mantuvo a flote un año y medio y no llegó a trabajar ni un solo día para la compañía que pagó su construcción.

El Olympic, al mando del intrépido capitán Bertrand Hayes, tuvo mejor suerte y protagonizó uno de los sucesos más curiosos de la guerra. El 12 de mayo de 1918, el submarino alemán U-103 avistó a nuestro barco y lanzó el último torpedo que le quedaba, fallando el blanco. Viéndolo tan grande, tan indefenso y tan cerca, los alemanes decidieron subir a la superficie para intentar hundirlo con el pequeño cañón de proa que equipaba el sumergible. Pero el capitán Hayes consiguió maniobrar con una rapidez que los alemanes no esperaban, enfiló la proa hacia el costado del submarino, lo embistió y lo partió en dos, provocando su hundimiento en cuestión de minutos. Que se sepa es la única vez en la historia que un barco civil desarmado hunde uno de guerra a propósito.

Abajo el Olympic, pintado de camuflaje:



Parece psicodélico, pero visto a través de un periscopio de la Primera Guerra Mundial, y teniendo en cuenta que los submarinos solían atacar de noche, en alta mar, con oleaje y movimiento, el camuflaje era muy efectivo porque disimulaba el contorno del barco. En total, el Olympic transportó 41.000 pasajeros civiles, 66.000 soldados, 12.000 miembros del batallón trabajador chino y sobrevivió a cuatro ataques de submarinos. Al acabar la guerra era el único barco de gran calado que le quedaba a flote a la White Star y tras ser restaurado continuó transportando pasajeros.

La naviera sobrevivió como pudo hasta el 15 de Mayo de 1934, un día de muchísima niebla. No está claro cómo pudo suceder, pero el Olympic embistió al buque-faro Nantucket, hundiéndolo y matando a nueve de los once tripulantes. En Marzo de 1935, ahogada por las deudas entre el incidente y la Gran Depresión, tuvo que sufrir la humillación de ser absorbida por Cunard, su eterno rival, que retiró inmediatamente al gran transatlántico del servicio. Fue parcialmente desguazado en Escocia, donde a lo largo de dos años se extrajeron los elementos más valiosos para subastarlos. Finalmente, en 1937, lo que quedaba del barco fue remolcado hasta Inverkeithing para ser demolido.

Aquí teneis un billete de tercera clase en el Olympic:



Hay varias curiosidades al respecto de estos barcos.

- La naviera siempre dijo que sus nuevos buques eran "casi insumergibles", fue la prensa la que eliminó el "casi".

- Los barcos solo necesitaban tres chimeneas, la cuarta estaba de adorno. White Star intentó aprovecharse de la buena imagen de los barcos de Cunard para resaltar que los suyos eran como los de la competencia pero mucho mas grandes. Incluso fueron copiados los colores azul oscuro del casco y blanco de las cubiertas.

Aquí podeis ver el Lusitania, de Cunard, que sí necesitaba las tres chimeneas y se puede ver humo en todas ellas:



Y estas fotos son del Olympic. Podeís comprobar el parecido, y que de la cuerta chimenea no sale humo:







- Ni el Olympic ni el Titanic fueron bautizados conforme a las costumbres marineras, y dice la leyenda  que ese fue el origen del mal fario de White Star. El Britannic sí fue bautizado en condiciones porque lo hizo la Royal Navy, pero antes la naviera había cambiando el nombre original, Gigantic, y entre los hombres del mar eso también es sinónimo de muy mala suerte.

- El capitán del Titanic, Edward Smith, fue el capitán del Olympic hasta que fue trasladado de buque.

- El Olympic es el barco en el que se inspiró Giuseppe Tornatore para filmar una maravillosa película que no tiene nada que ver con el Titanic, "La leyenda del pianista en el océano", que recomiendo vivamente a todo aquel que no la haya visto, y también fue la referencia de James Cameron para recrear en su película "Titanic" el interior del buque.



- Hay poquísimas fotos del Titanic. Absolutamente todas las instantáneas del interior y la inmensa mayoría de las del exterior son del Olympic, el primero en ser presentado en sociedad. De hecho, la mayor parte de las veces que nos topamos con una foto del barco naufragado en realidad estamos viendo a su hermano. Esta es una de las pocas en las que tenemos la certeza de ver al Titanic, saliendo del muelle hacia una Nueva York a la que nunca llegaría, y podeis volver a comprobar que solo sale humo de tres chimeneas, porque la cuarta era de pega:




Besos a tod@s

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Miguic.... jejejej siento comunicarle que las fotos son mias de cuando realice mi maravilloso crucero jeje, se que no lo aparento, pero las tomé yo misma jajaja y quiero que haga referencia de mi alto abolengo, no todos los dias le escribe una persona de la aristocracia jeje.
Lo se, todavia tengo la cabeza perdida con el examen.
Mil bsito

Anónimo dijo...

una excelente recopilacion de informacion, yo ya sabia lo que le paso al britanic pero no lo del olimpic, muchas gracias por la informacion

Anónimo dijo...

excelente, pero, quizas la 4ta chimenea echaba humo porque los motores no iban a maxima potencia, tengo entendido q el titanic viajaba a una velocidad cautelosa por el aviso de hielo, seria bueno complementar esto, admiro mucho estos barcos

Jenny Prado dijo...

Muy buena recopilación de hechos, interesantes hechos.
Tiene información suficiente para que Cameron haga una película titulada "La maldiciópn de White Star".
Jenny C P V